Hoy hace 73 años que nació en Londres uno de los guitarristas de rock más emblemáticos de la historia.

En la década de los 60s, Eric Clapton era el rey absoluto del rock guitarrero en UK… hasta que apareció Jimi Hendrix en el escenario casi por sorpresa. El 1 de octubre de 1966 Cream ofrecía un gran concierto en la Central London Polytechnic cuando Hendrix, por aquel entonces un completo desconocido de 22 años recién aterrizado en la capital británica para probar suerte con su carrera musical, consiguió colarse en el backstage gracias a su manager Chas Chandler para saludar a la banda antes del bolo. No contento con ello, y haciendo gala del carisma que le convirtió en icono mundial, les propuso subirse al escenario aquella misma noche: “¿Qué tal si tocamos juntos Killing Floor?”

Clapton Hendrix

Eric Clapton salió del escenario visiblemente alterado, se encendió un pitillo y le recriminó a Chandler: “¡No me advertiste que era tan jo**damente bueno!”

La banda conocía la canción y accedió a la petición, pero lo que no sabían es que la actuación de Hendrix iba a ser tan impecable, tan rompedora, tan despampanante que acabó eclipsando a la banda de tal manera que el público le dedicó la mayor ovación de la noche. Eric Clapton salió del escenario visiblemente alterado, se encendió un pitillo y le recriminó a Chandler: “¡No me advertiste que era tan jo**damente bueno!”. Jack Bruce, bajista de Cream, declaró más tarde: “Eric era un guitarrista. Jimi era una fuerza de la naturaleza.”