Hoy hace 73 años que nació en Londres uno de los guitarristas de rock más emblemáticos de la historia.

Dio sus primeros acordes con bandas como The Birds, The Creation y Jeff Beck Group antes de incorporarse a The Faces, la mítica banda de Rod Stewart. Pero fue su incorporación a The Rolling Stones lo que le consagró como músico, aunque al principio tuvo que aguantar que Jagger le robara canciones: “Mick tomaba algunas ideas y estructuras que luego se convertían en una canción firmada por Jagger/Richards. No me importó tener que pasar por aquello durante años: fue mi época de aprendizaje”.

No en vano, Wood había soñado con tocar en los Stones desde que los vio en directo en Richmond en 1963. Once años más tarde, estaba en una fiesta del director Robert Stigwood junto a Jagger cuando Mick Taylor, su guitarrista de aquel momento, se levantó y le dijo “Dejo la banda”, saliendo la habitación sin añadir nada más. Así que el cantante de los Stones se giró hacia Ronnie Wood y le pregunto: “¿Qué hacemos, quieres tocar tú en el próximo álbum? a lo que éste respondió “Creí que nunca me lo pedirías”. Así, casi por casualidad, se incorporó como guitarrista en el álbum ‘Black and Blue’ y un año más tarde se convirtió en Stone oficial cuando los Faces se separaron.

Su modelo favorito? La Fender #Stratocaster de los 50s, a la que ha declarado su amor en repetidas ocasiones por su “sonido legendario y su comodidad, que la convierten en parte integral de mi dieta musical: mi copa favorita”