fbpx

¿Qué 10 cualidades debe tener un buen conferenciante?

Índice de contenidos

Un buen conferenciante es capaz de inspirar a su audiencia, transmitir su mensaje de manera clara y persuasiva, y mantener su atención durante toda la presentación. Pero ¡ojo! programarlo es un trabajo en equipo: el mejor orador del mundo es aquel que tu audiencia necesita, o por lo menos desea escuchar. Es muy importante hacer una buena selección del tipo de personalidad que necesitas, y para ello en este artículo hemos decidido hablar de las 10 cualidades imprescindibles que debemos buscar en un buen conferenciante para que nuestro evento tenga éxito. Si las cumple todas, puedes dormir tranquilo la noche antes, no te preocupes.

1. Experiencia

Un buen conferenciante debe tener experiencia en el tema que va a exponer. Esto no significa que deba ser un experto en la materia, pero sí debe tener un conocimiento profundo del tema y ser capaz de responder a preguntas o dudas que puedan surgir durante la presentación, no vale con haberse preparado el tema de forma escueta.

Además, la experiencia también se refiere a su trayectoria como conferenciante. Un buen orador debe haber tenido la oportunidad de hablar en público varias veces y haber adquirido habilidades para conectar con la audiencia: es como las horas de avión en el caso de los pilotos. ¿Determinan su calidad? No. ¿Dan tranquilidad y recursos? Mucho.

2. Capacidad para conectar con la audiencia

Un buen conferenciante debe ser capaz de conectar con su audiencia. Para ello, debe ser empático y comprender las necesidades y expectativas de su público. Debe ser capaz de adaptar su mensaje a su audiencia y utilizar un lenguaje y tono adecuados.

Además, debe ser capaz de mantener la atención de su audiencia durante toda la presentación. Para ello normalmente recurren a técnicas para captar su atención, como anécdotas, ejemplos o imágenes sencillas que además puedan recordar fácilmente. Toni Nadal es un maestro en esto.

3. Habilidad para transmitir el mensaje

Un buen conferenciante debe ser capaz de transmitir su mensaje de manera clara y persuasiva. Para ello, debe tener una estructura clara en su presentación y utilizar argumentos y datos que apoyen su mensaje.

Además, por muy culto que sea, debe utilizar un lenguaje claro y sencillo que permita a su audiencia comprender fácilmente lo que está diciendo. En el momento que el público desconecta, es muy difícil hacerlo volver.

4. Carisma

Un buen conferenciante debe tener carisma. Debe ser una persona atractiva, que inspire confianza y que genere empatía en su audiencia. Para ello, debe tener una presencia escénica fuerte y una voz clara y convincente.

Además, debe ser capaz de transmitir emociones y hacer que su audiencia se sienta involucrada en su presentación. Para ello, debe utilizar el humor, la empatía y la pasión en su discurso.

5. Habilidad para improvisar

Un buen conferenciante debe ser capaz de improvisar si algo no sale según lo previsto. Puede haber imprevistos durante la presentación, como problemas técnicos, preguntas inesperadas o reacciones negativas de la audiencia.

En estos casos, un buen conferenciante debe ser capaz de adaptarse rápidamente y encontrar soluciones para superar los obstáculos. Para ello, debe tener una mente abierta, ser flexible y estar preparado para cualquier eventualidad.

6. Creatividad

Un buen conferenciante debe ser creativo. Debe ser capaz de presentar su mensaje de manera original y sorprendente, utilizando técnicas innovadoras que capten la atención de su audiencia.

Además, debe ser capaz de presentar su mensaje de manera visualmente atractiva, utilizando gráficos, imágenes o vídeos que ilustren su mensaje y lo hagan más accesible a su audiencia.

7. Preparación

Un buen conferenciante debe estar bien preparado. Debe conocer su tema a fondo y haber preparado a fondo su presentación.

Además, debe haber practicado su discurso varias veces para estar seguro de que su mensaje es claro y efectivo. Muchos preparan materiales complementarios, como presentaciones en PowerPoint o materiales impresos, para apoyar su discurso y también poder repartir a los asistentes posteriormente si lo desean.

8. Actitud positiva

Este requisito es impepinable: un buen conferenciante debe tener una actitud positiva. Debe ser una persona optimista y entusiasta, que transmita energía y motivación a su audiencia. Si has estado alguna vez en una charla de Victor Küppers, sabes de lo que hablamos.

Además, debe ser capaz de manejar situaciones difíciles con una actitud positiva, manteniendo la calma y la confianza en sí mismo. Debe ser capaz de encontrar soluciones y alternativas a los problemas que la audiencia se ha planteado anteriormente.

9. Escucha activa

No sólo se trata de hablar, ni mucho menos. Un buen conferenciante debe ser un buen oyente. Debe ser capaz de escuchar las preguntas y comentarios de su audiencia, empatizar con ella y responder de manera efectiva.

Además, debe ser capaz de identificar las necesidades y expectativas de su audiencia y adaptar su discurso en consecuencia. Esto significa estar dispuesto a cambiar de enfoque si es necesario y estar abierto a nuevas ideas y perspectivas.

10. Profesionalidad

Finalmente, un buen conferenciante debe ser profesional en todo momento. Debe ser puntual, respetuoso y mantener un comportamiento adecuado durante su presentación. Si falta al respeto al público, será imposible que le tengan en consideración.

Además, debe ser capaz de manejar críticas constructivas y comentarios negativos con profesionalismo y respeto. Debe ser una persona confiable y comprometida con su audiencia, dispuesto a responder a sus preguntas y proporcionarles información adicional si es necesario. Muchos incluso dan su contacto personal por si la gente quiere contactarlos posteriormente (que sea su secretari@ quien conteste a los mails ya es otra cosa).

En resumen, un buen conferenciante es una persona con experiencia en el tema que va a exponer, capaz de conectar con su audiencia, transmitir su mensaje de manera clara y persuasiva, tener carisma, ser creativo, estar bien preparado, tener una actitud positiva, escuchar activamente, ser profesional en todo momento y tener la habilidad de improvisar si algo no sale según lo previsto.

Encontrar alguien requiere años de trabajo para dar con la persona idónea que hará brillar nuestro evento, y es algo que en Peculiar nos apasiona. Si necesitas un cable para dar con la persona idónea, escríbenos a hola@peculiar.es y te pasamos ideas sin compromiso. Una agencia de eventos para marcas y empresas.

Últimos post:
Cuéntanos tu idea
Lo que se te pase por la cabeza, cuéntanos de qué va y nos ponemos en marcha.