fbpx

Tendencias musicales para el 2023 en España

Índice de contenidos

Es evidente que la oferta musical en España es cada vez más amplia, así como la disposición de los oyentes a descubrir sonidos nuevos y adentrarse en estilos desconocidos para ellos. El hecho de tener a mano herramientas que facilitan la escucha activa y gratuita de canciones, y por supuesto el funcionamiento de los algoritmos, ha ocasionado que el consumo de música en este país sea mucho más dispar y rico en variedad. De la misma forma, los prejuicios han pasado a un segundo plano, y las fronteras entre los diferentes géneros son cada vez más difusas. 

Así pues, parece que el sector de la música a escala nacional se encuentra en una nueva era, en la que prima la riqueza cultural, la libertad creativa, y la reconstrucción de las nuevas tendencias. Pero, ¿Qué nos depararán las tendencias musicales para el 2023?

La vuelta del indie

El género indie, popularmente conocido por ofrecer un sonido “poco comercial”, ha sido un gran protagonista en los carteles de los festivales de nuestro país este pasado verano. Era fácil leer los mismos nombres encabezando la lista, y es que no hay nadie que se resista a un bolo de Izal (¿apostamos algo a que no es el fin del proyecto de Mikel?), Viva Suecia, Miss Caffeina, Love Of Lesbian, Sidonie, La M.O.D.A, o Zahara, entre otros. Éxito asegurado.

A favor de esta misma corriente, avanza por la derecha una nueva ola de jóvenes talentos que parece que están despertando un gran interés en las discográficas multinacionales. Hablamos de nombres como Natalia Lacunza, Veintiuno, Arde Bogotá, Niña Polaca, Carolina Durante, o Ginebras.

Este 2023 viene repleto de indie en todas sus vertientes; un estilo que se está desprendiendo poco a poco de la etiqueta underground que llevaba colgada desde hace muchos años, para hacerse un hueco por fin en los grandes escenarios de España.

Y es que aunque muchos medios se han apresurado a anunciar su decadencia, este estudio de Midiaresearch a nivel global demostraba justo lo contrario: midiendo la cuota de mercado sobre esta base de ‘propiedad’, la cuota de mercado independiente (que incluye a los artistas directamente) pasa del 33,9 % (la base de ‘distribución’) al 43,1 %, es decir, un 9,2 % adicional de cuota. O dicho de otro modo, un incremento de 2.100 millones de dólares. La participación independiente aumentó del 41,3 % en 2018, y en 2020, los ingresos independientes (sobre la base de la «propiedad») crecieron un 12 % en comparación con el crecimiento total del mercado. Todo lo cual significa que los independientes (sellos y artistas) son más grandes de lo que sugieren las medidas estándar de la industria, y crecen más rápido que el mercado total y, por lo tanto, aumentan su participación en el mercado. Hay indie para rato.

Somos muy de pop

Si bien es cierto que el pop nunca muere, se trata de un estilo que cambia de piel constantemente. La gran amplitud de su definición permite que vaya mutando según las tendencias del momento; este año, nombres como Rigoberta Bandini o Varry Brava se han encargado de traer de vuelta el sonido de los 80.

Aunque el verdadero rey durante estos últimos años ha sido el pop-rock de los 2000. Grupos como El Canto Del Loco, Pereza, Despistaos o Pignoise han vuelto a resurgir gracias a los jóvenes nostálgicos que han querido recuperar el sonido de su infancia: Dani Fernández, Pole, Marmi, Marlon, Walls, Hens, o la misma Aitana con su último disco, 11 razones.

Aun así, sus primogénitos, Leiva, Dani Martín, o La Oreja de Van Gogh, siguen reinando en lo suyo. Esperemos que por muchos años más.

¿Con qué nos sorprenderá el pop esta vez?

El nuevo folk

Cuando el nombre de Rosalía empezaba a retumbar en nuestras cabezas por primera vez, se hablaba de una nueva forma del flamenco adaptado a nuestros tiempos. Y aunque es algo que sigue generando debate hoy en día, han sido muchos los que han seguido los pasos de la artista catalana.

C Tangana no tardó en dar el pelotazo con temas como Me Maten o Ingobernable, que iniciaban a la vez su etapa más folclórica. Pero si rebuscamos entre documentos más actuales, el artista urbano Omar Montes ha sacado a relucir su lado más rumbero con el reciente lanzamiento de los temas La Llama del Amor, o Una y Mil Veces. 

Y esta misma fórmula siguen artistas como Nil Moliner o La Pegatina, que defienden sus canciones con un sonido similar a la charanga tradicional del pueblo, y ese viento metal tan característico.

Eso que en un principio nos sorprendía, parece que es cada vez más común tanto en oferta como en demanda. Fijaos en la gran proyección que tuvieron las Tanxugueiras en el Benidorm Fest, con un tema que fusiona la música tradicional en gallego. 

Así pues, parece que estamos en una etapa nostálgica focalizada en la renovación de sonidos tradicionales desde la raíz. Seguro que el 2023 nos tiene muchas sorpresas preparadas.

Aluvión de giras tras la pandemia

Lo que también tendremos en España este próximo año son muchas citas internacionales… parece que todos se han puesto de acuerdo para girar a la vez, y pisar los escenarios de nuestras grandes ciudades. Seguro que tienes un hueco en la agenda para Coldplay, Robbie Williams, Bruce Springsteen, Harry Styles, Taylor Swift, o Blink-182… y si no, deberías ir haciéndolo porque sus giras serán la bomba. No dejes escapar ni de disfrutar de las tendencias musicales para el 2023.

Últimos post:
Cuéntanos tu idea
Lo que se te pase por la cabeza, cuéntanos de qué va y nos ponemos en marcha.